Dos pinos, dos orígenes, dos caminos distintos.

viernes, octubre 11, 2013

Os conté el lunes que Marco eligió un pino mío y uno de Anibal para explicar como distinguir un material valido de uno sin prácticamente futuro. Dado que el pino de Anibal se llevó muchos palos me daba "palo" poner lo que nos contó Marco, pero Anibal en un momento de la charla  me sugirió lo de la entrada para ayudar a otros que estén en casos parecidos.

Mi pino ya lo conocéis, le llevé a Marco fotos para que viera su evolución en los años que lleva conmigo. Os dejo los links de algunas de las entradas por si queréis volver a echar un vistazo.

Un silvestris
Sylvestris:también le ha tocado
Pinus sylvestris: revisando la brotación.
Pino silvestre: limpieza de agujas


Una vez los pinos en la mesa, Marco empezó a hablar.

"Por qué he elegido estas dos plantas? Porque son muy buenas para explicar la idea del material. Dos pinos silvestres,  uno, yamadori y otro de vivero. Tienen más o menos el mismo grosor de tronco, si comparamos entre materiales "gemelos", uno con corteza vieja y el otro no, el material con corteza vieja tiene más valor, nosotros con técnicas y tiempo podemos mejorar la posicón de plantado, el cepellón radical, las ramas, pero la corteza no es algo que se pueda mejorar."



En este punto, varios de los asistentes le comentaron la posibilidad escuchada y leída de envejecer la corteza poniendo musgo a su alrededor.

"No sirve poner musgo, así sólo consigues estropear la corteza por exceso de humedad. Pensadlo bien, la corteza es como papel fino que si lo pones en un ambiente muy húmedo se rompe, no se pone musgo para conseguir corteza, enviadme al correo donde lo habéis leído. Un material con buena corteza y malas ramas no es bueno. Hay que limpiar el tronco, la tierra no es una cubierta, si el nebari está enterrado las raíces subirán hacia arriba."


"El yamadori  tiene aspecto de material maduro el de vivero tiene aspecto joven. El de vivero ha crecido mucho, con muchas ramas porque ha estado asilado de los factores que le afectarían en la naturaleza, si quiero conseguir algo tengo que ir quitando ramas poco a poco para que el árbol no se muera ni tenga estress porque no está acostumbrado a perder ramas. Eso ocurre sobre todo con los pinos de vivero, sobre todo con los pino mugo. Tenemos ramas del mismo largo por todas partes, tenemos que cambiar totalmente lo que hay. No tiene sentido trabajar este pino.Si cortamos el 90% de la ramificación en una sola vez se muere. El tronco es demasiado grueso para hacer un bunjin, no es imposible pero es muy complicado, pasarán bastantes años para conseguir un material como el yamadori."


"El yamadori es un material muy bueno, con jines, el jin largo me gusta, ayuda a darse cuenta del tamaño del árbol que en este caso es un chuhin."

Yo tenía dudas porque ese jin me parecía demasiado largo, pero después de oir su opinion lo dejaré.


"Después de años de cultivo los silvestres brotan de atrás, éste tiene muchos brotes, cuando conseguimos brotes traseros podemos podar los brotes apicales de las ramas, no dejaremos sólo un brote, las ramas más pequeñas no las podo para que se pongan fuertes. Elijo como nuevos ápices de las ramas brotes fuertes."




"Un problema es que las nuevas ramas salen en direcciones diferentes, tenemos que poner alambres para que todas estén al mismo nivel, las ramas fuertes, se podan más que las débiles."


"El pino ya fue modelado y ahora tenemos que crear buena ramificación y terminar de colocar las ramas. Antes de comprar o hacernos con un material es buena idea compartir con compañeros para ver su experiencia."


"Para finalizar, el pino de vivero es mejor dejarlo para un jardín y en el yamadori, hay que descubrir y limpiar el nebari, hacer los jin, es un árbol con buena conicidad y buena corteza,  tenía muchas ramas que ya fueron selecccionadas y ahora toca trabajar con tensores y seguir podando las ramas cuando vayan alargando, toca compactar."


Y esto fue lo que nos contó sobre nuestros pinos, gracias a Anibal por dejarme compartir. Como reflexión final nos hizo ver que merece la pena seleccionar y pagar un poco más para empezar con un buen material de partida. Está bien tener un reto o dos en nuestra terraza pero una terraza llena de retos... Ese microdebate que se originó lo dejo para otra ocasión. En lo que se refiere a mi pino, esta semana tengo mucho lío pero a ratitos ya he empezado a hacer los deberes que me mandó.

Buen fin de semana para todos. Os dejo con las flores que todavía quedan por casa.



Un abrazo

Otros temas relacionados:
Disfrutando con Carlos Van der Vaart
Cosas que aprendí de Suzuki y Terakawa

También te gustará

12 comentarios

  1. Didáctico, corto y claro. Una buena entrada para los que somos aprendices de primeros años. Supongo no te sabrá mal que haya enviado el enlace de esta entrada a compañeros de mi club de Lleida. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece estupendo puedes difundirlo todo lo que quieras. Muchas gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Una entrada muy práctica y didáctica, con unas conclusiones rotundas-
    Gracias por compartir el curso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angel, a ti por estar ahí.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Gracias Loli y Anibal por compartir
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que compartir es el camino, Jordi, como te he dicho en tu entrada, nos vemos en la Niemeyer.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Muy lógico lo que nos cuenta el maestro.Quizá un poco radical con el material de vivero, pero es muy didáctico y en lineas generales nos ayuda a diferenciar y a valorar correctamente el material.
    Estoy de acuerdo en que retos, hay que tener, pero si te llenas de retos no avanzas.Yo entiendo que para disfrutar de esto hay qye tener cosillas en distintas fases, asi practicamos y aprendemos más Los retos nos dan satisfacciones a muy largo plazo, y los que estén más hechos los disfrutamos dia a dia con un trabajo de mantenimiento.
    Muchas gracias por compartir estas clases Loli.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando tenga un ratito, hablaré de los retos, me pareció muy interesante y se creo un minidebate entre los asistentes todavía más interesante.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me gustaría añadir algo:
    Todos conocemos a aquél que se inicia a jugar al Padel y al día siguiente ya dispone de la equipación y material de un número uno. En el Bonsai se agrava al ser un elemento vivo el objeto de "culto".
    Muchas veces hablando con Loli hemos diseccionado el "bonsai" en cultivo, conocimiento, técnica y arte. En éste caso los dos pinos son árboles lejanos de ser plantones, disponen de madera y ramas para ir formando al árbol y al bonsaista. En el caso del de Loli, un yamadori o recuperación del monte las penurias vividas le han conformado una belleza natural que lo predispone a ser un buen árbol para convertirse en bonsai. En mi caso, la vida a tutiplén en el vivero le da un aspecto de niño rico que resulta imposible quitárselo para convertirlo algún dia en bonsai. El nivel de Loli se encuentra mucho más alto que el mío, y el niño rico me va a dar mucha madera y ramas para ir subiendo de nivel.
    Pero, los dos son "arboles en maceta", y los dos pueden recibir los conocimientos adquiridos en bonsai para ahondar la técnica. Dicho de otro modo, todos conocemos al aficionado tonto del Bonsai que compra los mejores árboles y sucesivamente los tara. O aquel que rapta del monte árbol tras árbol al ritmo que se le van muriendo. No es mi caso, hasta que no tenga suficiente técnica no me gastaré una cifra elevada en ningún árbol y tampoco recuperaré un árbol anciano del monte para desgraciarlo o matarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejarme compartirlo. Nos vemos.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. De acuerdo contigo Anibal , y sin desmerecer a Marco ya que lo considero uno de los mejores demostradores junto con Nacho Marin, si fue algo radical, yo estoy convencido qu ebonsai es ademas un camino y creo que ese pino transitandolo durante un tiempo te permitira realizar un sinnumero de tarbajos y ver con satisfaccion un progreso y quien no te dice qu eal final pueda llegar a ser una muy bonita pieza. Estoy convensido que cada Yamadory tiene una huella distinta a cientos de plantas de vivero que son practicamente iguales, pero tambien permiten trabajos y pruebas necesarias para el desarrollo de la practica y el buen oficio. Una saludo a Ambos!! Saludos y gracias

      Eliminar
  6. Para eso los maestros son maestros...y los alumnos a aprender sus enseñanzas. Enhorabuena por haber tenido esa oportunidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Subscribe