Mis regalos

miércoles, diciembre 27, 2017

Este año en casa no han tocado regalos  relacionados con el bonsái pero de la Tantai me viene con unos cuantos.


Tenía claro que me iba a comprar alguna maceta para kusamono, pero se vinieron más de la cuenta.

En cuanto  hice la primera tanda de fotos, me acerqué al stande María josé buscando una maceta cocnreta para uno de mis árboles, me gustaron dos pero ninguna se me ajustaba a las medidas que necesitaba así que la he dejado encargada. Pero aproveché a echar un vistazo a las pequeñas y elegí estás dos.







Cuando fui a pagarlas me dijo que esta última era un regalo, insistí pero ella también insistió.


El segundo stand que tenía decidido visitar desde antes de llegar al evento era el de Aka Cerámica, llevaba tiempo queriendo tener una maceta de Jordi Rovira. Me costó decidirme porque había bastantes que me gustaban pero al fin fue ésta la elegida.


A última hora del viernes pasaba cerca del stand de María José y me llamó se le había roto una maceta y me dijo que si yo podía disimular la rotura me la regalaba, acepté encantada, en cuanto pasen las fiestas me pondré con ella. Lo mejor de todo es que sé que voy a poner en ella desde que me la enseñó.




El sábado ya a última hora de la mañana me acerqué al stand de Martín Geoffroy y no tardé mucho en elegír una azul.



Además de estos autoregalos recibí otros que me hicieron mucha ilusión.

Juan Carlos y Juanjo de Lombrico Bonsái, unas muestras de sus productos. Ya he empezado a probarlos, en unos meses os contaré que tal.


Luego amigos que han estado recientemente en Japón aprovecharon esos días  para darme unos detalles que me encantaron.

José María me trajo unos planificadores a los que voy a sacar mucho partido.



Y Ana una revista del maestro Kobayasahi, sabe que llevo tiempo detrás del libro y como ella dice es un adelanto.


Muchos me preguntaron si yo no había expuesto, y la respuesta es que no, pero si había algo mío en la expo, un amigo  no tenía mesa y le dejé una de las mías encantada, él como agradecimiento me sorprendió con unas trufas de Goya,  supongo que fue sin querer pero acertó de pleno con mis gustos.


Además por fin hemos podido coincidir físicamente casi todo el grupo de trabajo de ABE, después de tantos meses de trabajo teníamos ganas y el  fin de semana no defraudó, coincidir con otros socios y que te digan que lo estamos haciendo muy  bien ha sido un subidón, el buen rollo se nota.




Y el mejor regalo de todos, compartir momentos con todos los que se acercaron esos días.

Un abrazo



También te gustará

0 comentarios

Subscribe